El Aceite de Oliva Virgen Extra es un ingrediente básico en nuestra cocina.  Se encuentra disponible en el mercado en una amplia variedad de tipos de envase, materiales y tamaños. Pero cuidado, a veces sin saberlo, no lo tenemos bien almacenado en casa y podría estar estropeado. Te ayudamos a descubrir las claves para su buena conservación.

Se trata también de un potente alimento lleno de cualidades y un gran regulador de los niveles de colesterol. Pero debes recordar que el Aceite de Oliva Virgen Extra (no estamos hablando de aceites refinados) está compuesto únicamente por el zumo extraído de las olivas. No contiene ningún tipo de conservante ni colorante artificial. Es un producto muy delicado a nivel organoléptico (aromas y sabores). Por eso su envase y almacenamiento son muy importantes para respetar al máximo sus propiedades originales. 


A la hora de escoger el formato más adecuado, deberemos tener en cuenta algunos factores importantes :

La luz. Se trata de uno de los principales enemigos de un buen aceite de oliva. Algunos de los componentes naturales del aceite, como la clorofila son muy sensibles y se deterioran con la exposición a la luz. Un envase transparente no sería, por lo tanto, recomendable. Acabará perjudicando la calidad del producto y sus propiedades, llegando incluso a causar mal olor y sabor. El envase y el lugar de almacenamiento, deben proteger al aceite del impacto directo de la luz. Un armario oscuro y bien cerrado de tu cocina, puede ser el mejor lugar.

aceite olivaLos olores ambientales. Las materias grasas, debido a su composición química, actúan como esponjas ante la presencia de los olores ambientales. El aceite de oliva, por lo tanto, es altamente susceptible a los fuertes olores en su lugar de almacenamiento. Deberás tenerlo en cuenta a la hora de escoger su ubicación habitual en tu hogar y mantenerlo lo más alejado posible de productos químicos y de limpieza, por ejemplo.


El oxígeno. Se encuentra en la atmósfera y provoca de manera lenta natural y provoca una oxidación del producto por simple contacto y lo vuelve rancio. Puede que hayamos adquirido un formato de gran tamaño, pensando en el ahorro económico. Si es así, debemos tener cuidado con el espacio vacío que quedará en el envase durante su consumo. Éste quedará ocupado por aire que podría reducir la calidad del producto por oxidación, si su consumo se alarga demasiado en el tiempo. Si vamos a tardar mucho en consumirlo, puede ser una buena idea traspasar el contenido a envases más pequeños y llenarlos hasta arriba.

aceite oliva botella oscura

El calor. Es importante que el lugar de almacenaje en el hogar esté alejado de fuentes de calor. Como es bien sabido, los aceites cambian su estructura con las temperaturas elevadas y se deterioran fácilmente. Algunos de sus componentes són volátiles y se evaporan con el calor, con lo que nuestro aceite dejará de ser el mismo si es expuesto a altas temperaturas. Siempre es recomendable un lugar fresco, seco y a una temperatura constante. 

El uso habitual. Si eres amante de este preciado ingrediente y lo consumes de forma habitual, los formatos de mayor tamaño como las garrafas de plástico y bidones metálicos de 5 L. serán tu mejor opción. Incluso mayores. Suelen implicar un ahorro económico (precio por litro) y también menos residuos. Pero también puedes optar por otros formatos algo más reducidos, por ejemplo para tener más a mano en la cocina, para tu segunda residencia o para salir de viaje. También puedes hacer un saludable y original regalo, con una botella de aceite ecológico o un pack regalo.


Y si quieres saber más …


«  »

Síguenos en redes sociales para estar al día de nuestros artículos.

«  »

Compartir.

Comentarios están cerrados.