Se trata de información nutricional básica. Es muy importante tenerla en cuenta si queremos llevar una alimentación sana y equilibrada. Pero aunque hemos oído hablar mucho sobre ellas, es posible que todavía no tengas claro el tema de las grasas. En este artículo vamos a intentar contarte de manera sencilla qué son, para qué sirven, qué tipologías hay y dónde se encuentran.

Empezaremos por decir algo que puede sonar contradictorio pero debes saber … Las grasas son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro y nuestro organismo. Sujetan y protegen nuestros órganos como por ejemplo el corazón. Ten en cuenta que aproximadamente el 60% del cerebro es grasa y también las células de nuestro cuerpo están formadas hasta el 50% por membranas lípidas (o grasas).


Entonces … ¿hay que eliminar el consumo de grasas? Nada más alejado de la realidad, lo que debes hacer simplemente, es saber identificarlas. Reducir al máximo la ingesta de las menos saludables y potenciar el consumo de aquellas que nuestro organismo más agradecerá. Por desgracia, estamos rodeados de tentaciones poco saludables, así que … ¡deberás andarte con buen ojo!

GRASAS INSATURADAS = ¡GRASAS SALUDABLES! :))

Son también llamadas aceites. Generalmente se reconocen porque a temperatura ambiente se encuentran en estado líquido. Encontramos por ejemplo en este grupo el aceite de oliva, de girasol o de maíz. Estudios médicos demuestran que son las más saludables para el organismo y además algunas contienen ácidos grasos que son nutrientes esenciales. Esto significa que nuestro cuerpo no puede fabricarlos por si mismo y deben ser ingeridos de forma directa.

aceite-oliva-grasa-insaturada

Dentro de este grupo podemos diferenciar entre las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas. La diferencia entre ellas es su estructura molecular, siendo más compleja la segunda.
De las monoinsaturadas nos fijaremos especialmente en su capacidad de reducir el llamado “colesterol malo” y aumentar el “bueno”. El rey en este apartado y en nuestra dieta Mediterránea es el aceite de oliva aunque hay otros alimentos con niveles espectaculares como por ejemplo el aguacate o la macadamia.

De las poliinsaturadas seguro que recordarás este nombre : Omega 3 y Omega 6. Su presencia en el mundo vegetal viene de la mano de las semillas oleaginosas (sésamo, girasol, calabaza, …). En el reino animal es el reputado pescado azul quien las aporta (atún, bonito, salmón, etc.). Su efecto sobre el organismo está más que demostrado y ayuda también a regular los niveles de colesterol.

salmon-grasa-poliinsaturada

GRASAS SATURADAS = ¡REDUCIR SU CONSUMO!

Estamos hablando principalmente de las grasas de origen animal. Pero también están presentes por ejemplo en la manteca de cacao, aceite de coco y en el, últimamente en entredicho por diversos motivos, aceite de palma. Son también imprescindibles, pero hay que tener moderación con su consumo ya que están directamente relacionadas con el aumento del colesterol “malo” y las enfermedades cardiovasculares.
Ten también presente, que ya en el año 2015, la OMS clasificó la carne roja como probablemente carcinógena. Es por eso que en las recomendaciones dietèticas actuales, no se recomienda ingerirla más de una vez por semana.

carne-roja-grasa-saturada

GRASAS TRANS = ¡PELIGRO!

Se trata del grupo de grasas más perjudicial para la salud. Se obtienen mediante un proceso químico industrial llamado ‘hidrogenización’ (total o parcial), convirtiendo las grasas vegetales insaturadas en saturadas. Esto provoca que los aceites líquidos se conviertan en grasas sólidas. La industria alimentaria se ha lanzado a un uso masivo de estas grasas como ingrediente de gran ayuda en la fabricación y conservación, a muy bajo coste.

Pero hay que tener en cuenta que hoy en día se conoce a la grasa trans como incluso más perjudicial que las grasas saturadas. Aumentan el colesterol “malo” y disminuyen el “bueno” y el cuerpo humano no es capaz de sintetizarlas. Para muestra de su peligrosidad, hay incluso paises donde se han prohibido completamente. También la Asociación Americana del Corazón recomienda que en la dieta diaria no exista más del 1% de grasas trans, en el total de grasas ingeridas.
Lo peor del caso, es que estas grasas están presentes hoy en día en infinidad de productos en el supermercado : congelados precocinados, galletas, aperitivos, bollería, pastelería, etc.

SI TE PREOCUPAN LAS GRASAS y quieres conocer lo último en productos para mantenerlas a raya, te invitamos a visitar esta página.

MUY APETITOSOS PERO … ¡RECUERDA LEER SIEMPRE LOS INGREDIENTES!

bolleria-industrial-grasas-trans



Y si quieres saber más …


Recuerda compartir y comentar este artículo si te ha parecido interesante. ¡Gracias!

Compartir.

2 comentarios

  1. Pingback: El colesterol. ¿Realmente hay uno bueno y uno malo?

  2. Pingback: Comer huevos aumenta el colesterol. ¿Cierto o falso? Te lo contamos.

Dejar una Respuesta