Es probable que el dolor crónico se haya instalado en tu día a día desde hace ya tiempo. Te encuentras inmerso en ese círculo vicioso. Los dolores no te dejan dormir y las malas noches te provocan más dolor dolor. Vamos a intentar explicarte porqué un buen descanso podría ayudar más de lo que crees a paliar tu dolor crónico. ¿Qué podrías hacer para tratar de conciliar mejor el sueño?

Más de 10.000 adultos participaron en el año 2015 en un estudio llevado a cabo por el Norwegian Institute of Public Health. En él se abordaban de manera conjunta, dos de las mayores preocupaciones en las personas de edad avanzada : el dolor y el sueño. El foco se centraba en cómo un buen o mal descanso, podría afectar a su sensibilidad al dolor. Algunas de las interesantes conclusiones del estudio fueron :

  • Los participantes que padecían insomnio, presentaban más sensibilidad al dolor que las personas que no tenían dificultades para dormir.

  • La combinación de dolor crónico e insomnio severo de algunos participantes, reveló que eran especialmente los más sensibles al dolor en algunas de las pruebas realizadas.

  • No se encontró un vínculo directo entre el tiempo de sueño y la tolerancia al dolor. Lo que apunta a la opinión de diversos expertos sobre la mayor importancia de la calidad que la cantidad del sueño.

Desde el año 2008 se celebra a escala global, el viernes antes del equinoccio de Marzo, el Día Mundial del Sueño (World Sleep Day – WSD). Este año 2019, ha sido el 15 de Marzo y precisamente su lema ha sido “Sueño saludable, envejecimiento saludable”.

sueño-descanso-dolor-cronico

Vistas estas conclusiones, parece evidente que un mal descanso nos hace más sensibles al dolor. Vale la pena entonces, realizar un esfuerzo y dedicar tiempo y recursos en tratar de mejorar la calidad de nuestro tiempo de sueño. Hay un gran número de consejos, rutinas y ayudas que podemos poner en práctica, aunque como es habitual vamos a recomendarte consultar siempre con un profesional de la salud. ¡Pero … vamos a tratar de echarte una mano!

Mantente activo durante el día. Aunque sufras de dolor, realizar un esfuerzo para permanecer dinámico durante el día puede favorecer tu descanso. El cuerpo activará procesos naturales que nos harán más resistentes al dolor y mejorarán nuestro sueño.

Revisa la calidad de tu colchón, la cama y el apoyo lumbar que te ofrecen. Si necesitas renovarlo, encontrarás aquí algunas de las mejores alternativas. También una cama articulada puede ayudarte a encontrar tu posición ideal.

Un cojín especial para las rodillas puede ser de gran ayuda para el dolor de caderas.

felices-sueños-sin-dolor

Deja atrás tus problemas e intenta realizar unos minutos de relajación antes de acostarte. Hay en internet infinidad de compilaciones musicales que te pueden ser de utilidad. También puedes comprar CD’s de música relajante para tener siempre a mano y alejarte de teléfonos y ordenadores.

Refresca y ventila correctamente tu espacio de sueño. Una temperatura correcta puede ayudarte a conciliar el descanso.

¿Fármacos? Siempre consultando previamente a tu médico habitual, pero también existen numerosas alternativas de base natural que tienes a tu alcance sin necesidad de receta médica.

Sea como sea, intenta fijar una rutina estable en tus horarios para dormir. Eso ayudará a tu cerebro a crear unos ciclos del sueño más estables. Y si llevas más de 30 minutos en la cama y el insomnio te tiene en vela, no te obligues a dormir. Levántate e intenta relajarte con algo de lectura o música suave, antes de volverlo a intentar.


Recuerda compartir este artículo si te ha parecido interesante. ¡Gracias!

Compartir.